Centro de Interpretación del Litoral

La Maruca, un entorno natural e histórico


Deja un comentario

Punta de La Mesa

Las capas de rocas de la costa de la zona norte de Santander se depositaron en distintos momentos del terciario. Posteriormente se comprimieron y levantaron originando un sinclinal.

Sinclinal

Un sinclinal es un pliegue de la corteza terrestre que se forma por los efectos tectónicos de la dinámica terrestre. Es un pliegue en la roca, en forma de cuenca o cubeta, en el que las capas de roca son convexas hacia abajo.

Las rocas más modernas forman el núcleo del pliegue y fuera del núcleo las rocas son progresivamente más antiguas.

Un anticlinal es el tipo opuesto de pliegue y posee capas convexas hacia arriba con rocas antiguas en el núcleo.

Rostrío y la Maruca

Toda la zona de la Maruca está localizada en el flanco del sinclinal que mira al mar; de ahí la pendiente suave que presenta este acantilado.

Por otro lado, la isla de la Virgen del Mar, presenta los estratos de rocas inclinados en posición contraria porque se localiza sobre el flanco contrario del sinclinal, de ahí la morfología abrupta que presenta el acantilado en esta zona.

Sinclinal Punta de La Mesa


Deja un comentario

Geomorfología costera

Las principales manifestaciones geomorfológicas de Santander son:

  • Modelado marino
  • Modelado fluvial
  • Modelado kárstico

En La Maruca encontramos principalmente el marino.

Modelado marino

La costa Norte y Noreste de Santander se caracteriza por bordes acantilados, fuertemente controlados por la geología, que en zonas protegidas dan lugar a playas bajas donde se produce la acumulación de arenas y gravas retrabajadas.

Esta franja costera presenta en general, pendientes suaves con ligeras ondulaciones topográficas excepto en las áreas ocupadas por los macizos calizos karstificados.

Morfológicamente, esta zona está caracterizada por la existencia de rasas o antiguas plataformas de abrasión marina. Dichas plataformas, junto con los estuarios existentes en las desembocaduras de diversos ríos y los macizos kársticos, constituyen los principales rasgos morfológicos de la costa.

Plataformas de abrasión. FORMAS DE ACUMULACIÓN. Playas. Depósitos litorales. Deltas y estuarios.

Dentro del periodo cuaternario, en el que nos encontramos actualmente, encontramos las siguientes formaciones en la zona costera:

Acantilados

La morfología rectilínea y acantilada de la costa es resultado del ascenso continuado de la plataforma cantábrica. La elevación y plegamiento de la cadena cantábrica es el origen de la estrechez de la plataforma de abrasión actual.

El gradual ascenso iniciado a finales del Terciario, ha originado los diferentes niveles de rasa que aparecen a lo largo de todo el litoral. La disposición estructural de los materiales sigue la orientación este-oeste de las estructuras geológicas de modo que tanto los pliegues como las fallas son, en general, paralelos o subparalelos a la costa.

Estuarios

Los estuarios provienen en la mayoría de los casos de la inundación por el mar de los cursos más bajos de algunos valles fluviales. Varios de estos estuarios se encuentran en su desembocadura con la presencia de flechas litorales, acumulaciones de arena originadas por las corrientes marinas y la influencia fluvial, que crecen en sentido este-oeste.

Estas flechas litorales constituyen las más extensas playas de la región y poseen amplios campos de dunas asociados.

Valles fluviales

De fondo plano, sujetos a inundaciones periódicas y aluviones depositados. Estos desarrollan suelos fértiles (vegas ricas para la agricultura), y constituyen una reserva de agua subterránea importante.

Sierras Litorales

Su altura raramente sobrepasa los 500 m, constituidas todas ellas por calizas urgonianas muy compactas, y con importantes morfologías kársticas, que dan lugar a fuertes desniveles entre sus cimas y los fondos de los valles en los que se ubican.

Macizos calizos karstificados

Los procesos kársticos son originados por la disolución de las rocas calcáreas, dando lugar a unos paisajes inconfundibles en nuestro entorno litoral y en otras zonas de la región.

Playas y dunas

A lo largo de la gran extensión de costa de Santander se desarrollan depósitos de arenas y gravas en las zonas de playa, y arenas y limos en las dunas.


1 comentario

Yacimiento mesolítico del Bocal o Bañaperros

Puntas con retoque plano procedentes de hallazgos superficiales Bocal-bañaperros (Cuadernos de Sección. Prehistoria-Arqueología 6. p. 81-103)

Yacimiento al aire libre emplazado en un terreno costero elevado unos 10m sobre el nivel del mar y a pocos metros de éste, del que le separan unos sinuosos acantilados de unos 5m de altura. Se encuentra cerca de la playa de Rosamunda, en La Maruca.

Descubierto en 1984. Forma parte de un conjunto de yacimientos mesolíticos situados en la franja costera de Cueto, Monte y San Román. Su estado de conservación no es muy bueno, ya que se encuentra bastante alterado por causas naturales y antrópicas.

La pieza más importante encontrada en el yacimiento es un pico marisquero tallado sobre un canto de arenisca con una punta ligeramente curvada. También se han hallado puntas de flecha de retoque plano de época calcolítica.

Puedes conocer más detalles a través de nuestro Programa de actividades o en la Exposición de nuestro centro: “Patrimonio litoral de Cantabria”.

Características

Se sitúa sobre un nivel de rasa carstificada, de relieve ondulado, cubierta por una vegetación litoral de herbáceas y matorral de landas y pradería. Está constituido por una dispersión de industrias líticas que cubre una extensión aproximada de 3000m2, quedando aquéllas expuestas en superficie en aquellas zonas desprovistas de vegetación.

Fuente: PGOU Santander

Panel Yacimiento del Bocal o Bañaperros


3 comentarios

Molino de San Sebastián de Aldama

Acuarela del Molino de autor y año desconocidos

El Molino de Aldama se encuentra muy cerca de la playa de la Maruca. Hoy quedan restos a modo de puente, el muro de cierre y la casa de molineda. Actualmente es un vivero de marisco

Construido en la ría de San Pedro del Mar en 1795 en mampostería.

Contaba con nueve ruedas, siete ruedas para moler trigo y dos para maíz.

Estuvo destinado a moler cereal hasta el siglo XIX, localizado en la cola de la ría de San Pedro del Mar, como testimonio del hábil aprovechamiento de los recursos hidráulicos como fuente energética en la sociedad preindustrial.

También puedes conocer más en profundidad su historia a través de nuestro Programa de actividades o en la Exposición de nuestro centro: “Patrimonio litoral de Cantabria”.

Molino de Aldama antes de la rehabilitación del puente

Funcionamiento

Un molino de mar es un artificio que, aprovechando la energía de las mareas, realiza la molienda del grano de cereal. Para ello se construía un muro dentro del estuario que permitía a través de unas compuertas el llenado del embalse al subir la marea para después, en la bajamar, hacer discurrir el agua almacenada por unos canales que al impulsar las palas de unas ruedas hidráulicas generaban un movimiento rotatorio en la maquinaria destinada a la molienda del grano.

Las ruedas hidráulicas suelen ser horizontales y las piedras de moler están preparadas para la molienda del maíz lo que implica cambios en el tamaño, el dibujo de la piedra y su convexidad.

Se introducían los granos de maíz en las tolvas para que fuera penetrando, a través de la canaleta, por el seno u ojo de la piedra superior móvil (corredera o volandera) y, una vez activado el mecanismo hidráulico, ser molido al friccionar con la piedra inferior fija (solera). Un pequeño torno (llave de alivio) permitía asentar o levantar la piedra volandera, regulando el espesor de la molienda, fina si era para hacer pan o más basta si era para alimento de los animales. La harina era desalojada por las canaletas a unos cajones (harineras o harneros) de donde se extraía con una paleta. Se calcula que en molienda fina por cada hora se molían diez kilos de maíz.

Elementos de un molino de marea


3 comentarios

Castillo o fuerte de Corbanera

El Castillo de la Corbanera se encuentra muy cerca de la playa de la Maruca, en la calle Corbanera nº 156 de la localidad de Monte, perteneciente al término municipal de Santander, provincia de Cantabria.

Planta, alzado y sección Castillo de Corbanera (Fortificaciones de La Maruca, 1977)

Es el único rastro conservado de las murallas que se construyeron en 1875 para defender Santander durante la Tercera Guerra Carlista (1872 – 1876), tras la incursión un año antes del general Mendiri.

Su construcción data del siglo XVIII y está compuesto por dos estructuras: torre medieval y recinto circular, en piedra y ladrillo. Las obras las ejecutaron los ingenieros militares José Almirante y Manuel Argüelles

El muro circular de 50 m de diámetro, 1 m de ancho y cerca de 6 m de alto, fabricado en mampostería aparejada con mortero. Los cubos de muralla tienen 4 m de diámetro con escaleras de caracol en su interior por las que se accedía al adarve aspillerado para la fusilería, construido de estructura de madera que volaba hacia el interior formando un sotechado que servía de resguardo a la tropa.

En el centro del patio se levanta una torre troncocónica de 14 m de diámetro y muro de 2 m de espesor, usada como polvorín y cuartel, en cuya terraza se colocaban una o dos piezas de artillería.

Fuente: Lista Roja del Patrimonio

Es un edificio formada por una torre neomedieval que sirvió como cuartel y almacenes, en cuya parte más alta se situaban dos cañones de mediano calibre, y un recinto de planta circular con cuatro torres semicilíndricas adosadas al muro y orientadas hacia cada uno de los cuatro puntos cardinales.

El castillo nunca entró en guerra por lo que su estructura permanece casi intacta.

Desde la Batería parte una muralla almenada hasta el Castillo de Corbanera, que también conectaba con la ermita de San Miguel.

Considerado un Bien de Interés cultural. Está incluido en la Lista Roja del Patrimonio.

Consulta más imágenes en el siguiente enlace.

También puedes conocer más en profundidad su historia a través de nuestro Programa de actividades o en la Exposición de nuestro centro: “Patrimonio litoral de Cantabria”.


5 comentarios

Batería de San Pedro del Mar

Ruinas Batería San Pedro del Mar (Cantabria y Santander en el recuerdo)

Fortificación defensiva costera del siglo XVII ubicada en una elevación del terreno cercana a la playa de La Maruca, en la localidad de Monte-Santander.

Descrita por primera vez en 1660 por el canónigo suizo Zuyer. Además, hace alusión a la existencia de una ermita en dicha zona. Ya en 1726 aparece dibujada sobre un plano en el que se detallan todas las fortificaciones de la bahía de Santander.

Este tipo de fortificaciones surge en el siglo XVII con el objetivo de proteger a la costa frente a posibles desembarcos de ingleses, franceses y holandeses que competían con la Armada Española (González y Casado 1977).

Un inventario realizado en 1740 proporciona información relativa a la dotación de la batería, que consistía en cuatro cañones de hierro de 24 libras y una guarnición de artilleros reclutada en la jurisdicción de Santander, a modo de milicia oficial.

La batería era una fortificación destinada a contener piezas de artillería reunidas y a cubierto. Al frente estaban los artilleros, al mando de un oficial.

Plano de la Batería (Archivos estatales del Ministerio de Cultura)

Presenta edificación rectangular central y cortinas poligonales adaptadas al irregular perfil de la península en la que se enclava. Formaba parte del sistema defensivo de la ciudad junto con el Castillo de Corbanera. Al parecer, en agosto de 1806, marinos ingleses desembarcaron en La Maruca, asaltaron la escasa guarnición de la batería, y bombardearon Santander antes de salir huyendo cuando la población respondió a su ataque.

Posteriormente el recinto se modificó, pasando a presentar una planta pentagonal irregular rodeado por un muro de mampostería en el cual se ubicaban varias troneras para poder disparar con protección, y a su vez se llevó a cabo la ampliación de la construcción interior destinada a la tropa. Más tarde, a partir de 1870, se fueron adosando varias fortificaciones más que se fueron extendiendo hacia el sur.

Desde la Batería parte una muralla almenada hasta el Castillo de Corbanera, que también conectaba con la ermita de San Miguel.

Posteriormente fue cuartel de carabineros.

En el año 2010 bajo se inicia el proceso de restauración y rehabilitación de los restos de la batería, y se construye en el lugar un edificio que alberga el Centro de Interpretación del Litoral, inaugurado el 15 de diciembre de 2010.

 

También puedes conocer más en profundidad su historia a través de nuestro Programa de actividades o en la Exposición de nuestro centro: “Patrimonio litoral de Cantabria”.


1 comentario

Escultura de Molleda, La Maruca

Obra realizada por el escultor Miguel Molleda (Santander, 1955) y que se encuentra en el exterior del Centro de Interpretación del Litoral.

Se trata de una escultura alegórica a la mar, sus costumbres, sus gentes y avatares. Es una escultura figurativa de talla directa realizada sobre una piedra arenisca de dimensiones aproximadas de 2 metros de alto por 1 metro de ancho.

La composición consta de una serie de elementos entre los que se enumeran: rostros, peces, anillas de atraques, la proa de un barco hundido, antiguo cantil, etc.

La piedra sobre la que se ha tallado, es de grano muy fino y de baja porosidad. Su color va desde matices cremas a grises.

Fue inaugurada el 21 de mayo de 2011.

Vista Escultura Molleda exterior CIL (Google Maps)


1 comentario >

Rasas intermareales en La Maruca

Sobre las zonas rocosas de las costa se forman rasas marinas, amplias extensiones rocosas de pendiente suave, dirigidas hacia el mar. Es claramente una transitoria entre el medio terrestre y el marino, al cual se denomina intermareal.

Es una zona influenciada diariamente por el ascenso y descenso de las mareas. Su anchura depende de la pendiente de la propia costa. Además, hay especies estacionales que aparecen únicamente en determinados momentos del año.

Te animamos a descubrir este maravilloso ecosistema a través de nuestro programa de visitas guiadas.

Charcas intermareales

Se forman en las rasas marina . Están formadas por acumulaciones de agua en depresiones sobre la roca. Cuando baja la marea, las charcas quedan separadas del mar y los organismos atrapados, hasta que vuelve a subir la marea.

Cuanto más grandes mejores son las condiciones para los organismos que quedan atrapados en ellas.

Charcas intermareales (CC Compañía de María)

Adaptaciones

Los organismos que viven aquí tienen que desarrollar estrategias frente a los siguientes aspectos:

  • Deshidratación,
  • Impacto de las olas,
  • Salinidad,
  • Corrientes,
  • Lluvia, 
  • Depredadores.

Zonación del intermareal

La marea determina la distribución vertical de las especies, a modo de bandas, por lo que la zona del intermareal se divide a su vez en las siguientes franjas:

  1. Franja superior (supralitoral)
  2. Zona media (mediolitoral)
  3. Franja inferior (infralitoral)
Zonación tipo intermareal rocoso

Cada una de estas franjas van a tener una flora y fauna específicas adaptadas a las condiciones particulares de cada una.

1. Franja supralitoral o de salpicaduras

Zona que permanece casi siempre emergida, salvo en las pleamares vivas. Normalmente solo le llegan las salpicaduras del oleaje.

Son pocas las especies capaces de resistir estas condiciones de desecación:

  • Bígaro enano (Melarhaphe neritoides)
  • Lapa (Patella rustica)
  • Bellota de mar o balano (Chthamalus spp.)
  • Líquen (Verrucaria maura)
Balanos y Verrucaria maura (CC Compañía de María)

2. Zona mediolitoral

Banda que se emerge y sumerge dos veces al día en función de la marea. La diversidad de especies empieza a ser mayor. Éstas tienen adaptaciones a entornos específicos, como las pozas, grietas y ambientes umbríos.

Nivel superior

Es la parte que permanece más tiempo fuera del agua que sumergida. A continuación te dejamos algunas de las especies más características:

AlgasFauna
Cerebrito (Lithophyllum tortuosum)Balanos
Fucus spp.Caracolillos (Littorina y Gibbula)
Lapas
Organismos del nivel superior del mediolitoral

 

Nivel inferior

Es la parte que permanece más tiempo bañada por el agua. Hay mayor presencia de algas y de invertebrados. Algunas especies son:

AlgasFauna
Bifurcaria bifurcataAnémona (Anemonia viridis)
Codium tomentosumCangrejo cámbaro (Carcinus maenas)
Corallina elongataErizo (Paracentrotus lividus)
Lithophyllum incrustansFresa de mar (Actinia fragacea)
Ulva spp.Tomates de mar (Actinia equina)
Organismos del nivel inferior del mediolitoral

3. Franja infralitoral

Solo queda descubierta en las mareas vivas, por lo que permanece poco tiempo fuera del agua. Éstas son algunas de las especies, a parte de las anteriores:

AlgasFauna
Bifurcaria bifurcataEstrella de mar (Marthasterias glacialis)
Brocha de afeitar (Stypocaulon scoparium)Nécora (Necora puber)
Caloca (Gelidium spp.)Pulpo (Octopus vulgaris)
Organismos de la franja infralitoral
Especies de flora y fauna del intermareal rocoso (CENTINELAS)

Fuentes: Patrimonio litoral de Cantabria: Guía del intermareal y Exposición “Patrimonio litoral de Cantabria”.


1 comentario

Habitantes de la costa: Pozonas de San Román

Vista general Pozonas de San Román (PGOU Santander)

Localizadas en las proximidades de la Depuradora de San Román (ubicación). Es un pequeño humedal continental que no supera la hectárea de superficie, formado por una serie de charcas colonizadas con abundante vegetación acuática y palustre.

El humedal continental depende de las aguas subterráneas de los acuíferos del entorno. Está sujeto a grandes variaciones estacionales en la extensión de la lámina de agua, secándose durante el verano.

Los humedales son ecosistemas de gran importancia por los procesos hidrológicos y ecológicos que en ellos ocurren y la gran diversidad biológica que sustentan.

Te animamos a descubrir este maravilloso ecosistema a través de nuestro programa de visitas guiadas

Vegetación

La inundación periódica del humedal determina una formación vegetal palustre de gran valor ecológico. Entre las principales especies podemos encotrar: Carrizo (Phragmites australis), Espadaña (Typha latifolia), Masiega (Cladium mariscus), Junco (Juncus spp).

Fauna

La frondosidad de la vegetación palustre ofrece un refugio seguro, creando unas condiciones de temperatura muy particualres (fresco en verano y cálido en invierno) que favorecen la presencia de anfibios e insectos. Ente los anfibios encontramos la Ranita de San Antón (Hyla arborea).

En las Pozonas también encontramos al crustáceo Cangrejo rojo (Procambarus clarkii), una especie introducida de origen americano que depreda las puestas y larvas de los anfibios.

Son utilizados por las aves acuáticas migradoras para la reproducción y como refugio durante los pasos migratorios y la invernada. Aun así, hay determinadas aves residentes que viven todo el año.

Pincha en la siguiente imagen para conocer las aves de las Pozonas.

Aves Pozonas de San Román

Descubre otros habitantes de la costa de La Maruca.